Guerrero en riesgo de regresar a semáforo rojo, advierte gobernador

El gobernador del Estado, Héctor Astudillo Flores, advirtió que Guerrero está en el límite entre el semáforo Covid-19 naranja y rojo, debido a la tendencia a la alza en los contagios, sobre todo en los municipios, Acapulco, Chilpancingo y Zihuatanejo.

Este domingo, el Secretario de Salud, Carlos de la Peña Pintos dio a conocer las estadísticas comparativas del semáforo Covid-19 de Guerrero, cuando en el pasado estaba en rojo y ahora en la actualidad que tiene color naranja.

En la semana 25 (15 al 21 de junio), Guerrero presentaba un 66.5 por ciento en la positividad al SARS-CoV-2, es decir, que por cada 100 pruebas realizadas el 66.5 de las personas tenían el virus (4 puntos); en ese mismo tiempo, en la tendencia de casos síndrome Covid-19 (quienes tenían la enfermedad) era el 0.0045 (3 puntos); la ocupación hospitalaria de aquel entonces era del 56.2 por ciento (3 puntos); y la tendencia de hospitalización, es decir, cuántos pacientes infectados terminan internados, era de 0.0368 (3 puntos), que en su conjunto daban como resultado una calificación de 3.1, que se traduce a semáforo color rojo.

En la semana 28 (6 al 12 de julio), los datos de Guerrero son, 25.3 por ciento en la positividad al SARS-CoV-2 (2 puntos), la tendencia de casos síndrome Covid-19 de -0.019 (3 puntos), ocupación hospitalaria de 44.9 por ciento (2 puntos), tendencia de hospitalización de -0.073, que en conjunto arrojan una calificación de 2.4, que permite a la entidad proyectar un semáforo color naranja.

Sin embargo, la proyección para la semana 29 (13 al 19 de julio), según la Secretaría de Salud basada en la tendencia de los datos, Guerrero podría regresar a semáforo color, porque de continuar con la tendencia a la alza, se espera que en la positividad al SARS-CoV-2 haya un 62.8 por ciento (4 puntos), en la tendencia de casos síndrome Covid-19 0.418 (4 puntos), la ocupación hospitalaria sea de 38 por ciento (2 puntos) y la tendencia de hospitalización de -0.120 (2 puntos), que daría una calificación de 2.6, que inmediatamente ubica a la entidad en color rojo de nueva cuenta.

Ante los datos expuestos, Astudillo Flores dijo que Guerrero está en límite, es decir no se puede tener una calificación de más de 2.5 en los puntos para semáforo ponderado. Reconoció que ha habido mejorías en algunos puntos como la estabilización del uso de camas, sin embargo, recalcó que sigue habiendo problema con el contagio, lo que pone en riesgo el semáforo naranja, incluso dijo que la posibilidad de retroceder es “muy amplia”.

Explicó que Acapulco, Chilpancingo y Zihuatanejo han tenido un incremento, y de continuar en esa ruta dijo “va a ser doloroso y frustrante retroceder”. Por lo que invitó a toda la ciudadanía a colaborar, a respetar las medidas sanitarias y evitar la movilidad, resaltó que es un asunto serio porque el regresar al semáforo rojo representa el cierre de actividades económicas, situación que repercute en la población que apenas reanudó sus labores.

En el estado, los casos han aumentado considerablemente en las últimas semanas, pues del 29 de junio al 5 de julio, hubo un registro de 854 casos confirmados, mientras que del 6 al 11 de julio hubo un registro de mil 389 casos, que se traduce a un incremento de 1.6 por ciento.

En Acapulco, la situación no es distinta, del 1 al 10 de junio se detectaron 572 nuevos casos positivos de coronavirus, y en los primeros 10 días de julio un total de mil 112; en el mismo periodo en Chilpancingo primero se detectaron 72 nuevos casos y en julio 150; y en Zihuatanejo los primeros 10 de junio se detectaron ocho y en los primeros 10 días de julio 97.

Deja un comentario

error: Agradecemos tu interés en nuestros contenidos, sin embargo; este contenido está protegido.