Reos del Cereso La Unión, denuncian represalias por señalar irregularidades

El interno del penal de La Unión, Luis Méndez Aguilar, denunció que debido a que los reos se han atrevido a hacer públicas las irregularidades que ocurren en esa cárcel, están siendo víctimas de abusos por parte del nuevo director, Abraham Reyes Flores y del nuevo jefe de seguridad, Javier Tovar Puerta, a quienes responsabilizó de lo que pudiera ocurrirle al interior del reclusorio, ya que lo mantienen en una celda de castigo desde el 8 de agosto por haber defendido a un compañero en una riña.

En un escrito de ocho hojas dirigido a la juez de Ejecución Penal del Distrito de Azueta, María Luisa Nava Gregorio, cuya copia fue entregada a los reporteros por parte de la esposa del reo Luis Méndez, este se queja de los malos tratos que continúan en la cárcel pese a que apenas en junio de este año llegaron a los cargos el director Abraham Reyes Flores y el jefe de seguridad, Javier Tovar Puerta, luego de que los anteriores fueron removidos porque los presos venían denunciando irregularidades.

Indica que el 7 de agosto, el director les informó en una reunión que autorizaría nuevamente las visitas de sus familiares, “pero pidió que ya no se le pusiera demandas, ni quejas, ni reportándolo (…) haciendo alusión al interno Sixto Mena Salgado, el cual siempre lo reporta con la radio, Derechos Humanos, Contraloría Interna y con varias dependencias públicas”.

Agrega que dicho preso también protestó en esa reunión por las revisiones que los días 13, 15 y 17 de julio pasado se hicieron en el penal sin que los militares y policías cumplieran con las medidas de protección, razón por la que pocos días después los internos empezaron a presentar síntomas de Covid-19 e incluso un reo murió a consecuencia de la enfermedad y algunos más fueron aislados en el cuarto de castigo.

Señala que al término de la reunión, Mena Salgado hizo una llamada telefónica a un familiar y cuando colgó el teléfono fue agredido por otro reo, Francisco Rentería, por lo que él intervino para separarlos, sin embargo, eso fue motivo para que desde el 8 de agosto permanece encerrado en la celda de castigo, además de que, asegura en el documento, han confiscado la correspondencia que ha enviado a su esposa y debido a que se ha negado a firmar documentos que el director no le permite leer, le impusieron 14 días “en el pozo”, por lo que responsabiliza a Reyes Flores y a Tovar Puerta de lo que le ocurra.

Desde marzo de este año, los presos del penal de La Unión, han venido denunciando irregularidades tales como malos tratos, abuso de autoridad por parte del director, el jefe de seguridad y los custodios, reclusión en el pozo de castigos, violencia alimentaria al únicamente darles un ingrediente en las comidas y les dan a beber agua de la llave sin tratar, cuando estaban permitidas las visitas, desnudaban por completo a sus familiares ya fueran adultos o menores y les pedían agacharse en cuclillas para revisarles sus genitales, entre otros.

Deja un comentario

error: Agradecemos tu interés en nuestros contenidos, sin embargo; este contenido está protegido.